Asanas

Son las distintas ‘posturas’ que tienen como objetivo actuar sobre el cuerpo y la mente. Actúan por resonancia desde determinados centros energéticos (chacras) situados a lo largo de la columna vertebral. Las claves de su práctica son la lentitud de movimientos (a la hora de hacer y deshacer), la fase estática (o de mantenimiento de la misma), la respiración lenta, consciente y dirigida, y la atención mental en estado de alerta y receptivo a lo que está sucediendo.
(click para ver las ásanas)

El Yoga Sütra de Patañjali, dice:
sthira sukham āsanam
prayatna śaithilya ananta samāpattibhyām
tataḥ dvandvāḥ anabhighātaḥ
Yoga sūtra II.46-48


Una traducción podría ser: 

«Āsana debe ser firme y gozosa / el esfuerzo se vuelve no-esfuerzo y se alcanza lo eterno / entonces las dualidades cesan». 
Ejecutada correctamente, la postura estabiliza no solo el cuerpo sino la mente, trayendo al practicante al momento presente, libre de la preocupación por el pasado o el futuro.

Las ásanas proporcionan un físico fuerte y elástico, pero su efectividad radica en la capacidad para domar la mente mediante la disciplina. El yogui presta atención a la mente que acompaña a la acción durante la ásanaEs un proceso de sensibilización gradual durante el cual la conciencia debe empapar cada miembro, órgano y tejido. 
Sólo volcado completamente en la ejecución de una āsana la mente se tranquiliza y «las dualidades cesan».