Prana

En todos los seres vivos, se manifiesta el prana (energía vital) que une y fortalece los cuerpos burdo y sutil, permitiendo la armonía integral del organismo. El aire que respiramos comúnmente es, junto con el sol y los alimentos, la forma principal en que ingresa a nuestro cuerpo. 
La incidencia de la respiración en el estado del hombre es enorme. Cuando estamos relajados, en paz, calmos, respiramos tranquilamente, de forma regular; por el contrario cuando nos sentimos inquietos, angustiados, agitados, la respiración se vuelve muy violenta e irregular. 
Aprender a mantenerse sereno y en armonía nos ayuda a mejorar la forma en que respiramos, pudiendo acceder a nuestro interior, a un estado de conciencia superior y conexión con lo que está más allá de nosotros.
Por eso todo yogui experimentado otorga una enorme importancia a la respiración, no sólo porque conecta el cuerpo físico con la mente, sino porque es considerada divina. Cada inspiración es un regalo de los dioses, es la asimilación de lo más sagrado y espiritual.